Solomillo de cerdo agridulce… que llega San Martín!

Pues sí, y como decimos aquí “a todo porquiño lle chega o seu San Martiño” o lo que viene a ser lo mismo “a todo cerdo y gorrín, le llega su san Martín”, así que la receta de hoy es de lo más apropiada.

Noviembre es un mes tradicionalmente ligado, en la cultura popular, a la “matanza” del cerdo que se celebra a partir del 11 de Noviembre, San Martín, hasta el punto de que, en Galicia, este santo da nombre al propio mes, Mes de San Martiño. Una fecha que marca la llegada del frío oportuno para empezar la matanza del cerdo.

Libro de horas - Libro del golf.  La matanza del cerdo

Libro de horas – Libro del golf.
La matanza del cerdo

Esta es una receta que aprendí de la mano de la genial Carmen Albo.

Para elaborarla necesitaréis:

_ Solomillo de cerdo ( para 6 personas yo utilicé dos solomillos que pesaban en conjunto 1,2 kg aprox)

– 200 gr de ciruelas pasas sin hueso

– 200 gr de orejones

– Dos cebollas

– Un vaso de vino dulce ( yo tenía por la despensa una botellita de blanco dulce moscatel de la zona de Navarra, pero podéis usar cualquier otro, Oporto o incluso brandy)

– Mostaza amarilla ( yo usé tipo Dijon)

– Mermelada de frambuesa (utilicé algo más de la mitad del frasco que aparece en la foto)

– Un vaso de zumo de naranja (en esta ocasión fueron mandarinas porque en casa maduran antes que las naranjas)

– Dos clavos de especia, pimienta, sal y aceite de oliva

Comenzamos marinando los solomillos durante unas horas o incluso la noche anterior, en el vino y el zumo de naranja.

Los escurrimos muy bien, salpimentamos y los untamos generosamente con la mostaza.

Los doramos en un fondito de aceite, sellándolos bien por todos los lados y reservamos.

En la misma cazuela pochamos la cebolla picadita.

Cuando esté dorada subimos el fuego y añadimos el jugo de la maceración, dejando evaporar el alcohol.

Incorporamos la mermelada, disolviéndola en la salsa y sumergimos en ella los solomillos, los clavos, las ciruelas y los orejones.

Dejamos que se haga a fuego medio, durante unos 15/20 minutos.

Trituramos la salsa con la batidora y la pasamos por el colador chino (podemos añadirle algunos orejones si nos ha quedado poco espesa).

Devolvemos la salsa a la cazuela, corregimos de sal y calentamos la carne unos minutos antes de servir. La cortamos en caliente y decoramos en el último momento con las ciruelas y los orejones.

Este plato admite multitud de guarniciones, yo lo serví con puré de patata al que añadí un aceitito de oliva virgen aromatizado con mandarina, una de esas “delicatessen” que a veces me regalo… caprichosilla que es una, jejee.

Y aquí tenéis el resultado… una delicia!

Os dejo con este “chascarrillo” que encontré en Internet y que me resultó gracioso… pobres cerditos! jajaa

Advertisements

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s